Los aliados de Trump están preocupados porque no entiende la gravedad de la pelea del juicio polític

(CNN) — El presidente Donald Trump y sus allegados se han retrasado en montar una defensa viable casi una semana desde que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que lanzaría una investigación formal de juicio político.

Pelosi y sus diputados han señalado que trabajarán rápidamente para deponer a los jugadores clave en el escándalo de Ucrania, con la esperanza de hacer procedimientos rápidos que no se derramarán en el año electoral 2020. Pero Trump ha tardado en improvisar una respuesta, convencido de que no necesita un equipo de juicio político separado y confiado en su propia capacidad para contrarrestar a los demócratas, dijeron a CNN múltiples fuentes cercanas a la Casa Blanca.

MIRA: ¿Por qué los demócratas recurren al juicio político de Trump?

Seis días después del anuncio de Pelosi, ahora existe una creciente preocupación entre los aliados del presidente de que no comprende las implicaciones de lo que se avecina o la rapidez con la que se mueve el tema.

Trump pasó el fin de semana hablando por teléfono con asesores y aliados, criticando al informante y a quienes le proporcionaron a la persona información relacionada con sus llamadas telefónicas con líderes extranjeros, según personas familiarizadas con las conversaciones.

También libró una batalla en Twitter, pidiendo la denuncia del informante, exigiendo que el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff, fuera interrogado por traición después de leer una versión ficticia de la llamada del presidente con Zelensky y acusando de espionaje a los funcionarios que proporcionaron información al informante.

Aparte del tuiteo ferviente, hubo señales de que la Casa Blanca dependería de sus aliados en el Congreso para defender al presidente a medida que la investigación de juicio político se calienta.

MIRA:Donald Trump no es el primer presidente de Estados Unidos en enfrentar un juicio político

Sin embargo, los límites de ese plan fueron evidentes el domingo, mientras los legisladores republicanos luchaban por justificar lo que Trump le dijo a su homólogo ucraniano durante una llamada telefónica en julio. Una denuncia de un informante sobre irregularidades alega que Trump abusó de sus poderes oficiales “para solicitar interferencia” de Ucrania en ese llamado en las próximas elecciones de 2020, y que la Casa Blanca tomó medidas para encubrirlo.

Trump ha negado haber hecho algo inapropiado, a pesar de una transcripción publicada por la Casa Blanca que muestra que presionó repetidamente al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para investigar al exvicepresidente Joe Biden, su potencial rival político para 2020, y a su hijo, Hunter Biden.

No hay evidencia de irregularidades por parte de Joe o Hunter Biden.