Festivus, la fiesta creada por ‘Seinfeld’ que se enfoca en ventilar las quejas, este año es para todos

Originally Published: 23 DEC 20 21:46 ET
Updated: 24 DEC 20 08:18 ET

(CNN) — Para aquellas personas a las que este año les puede resultar más difícil alcanzar la alegría navideña, hay una alernativa a los decorados festivos en los pasillos. Una opción para celebrar una fiesta y mantener una dosis sana de mal humor.

Correcto, está Festivus.

El 23 de diciembre es Festivus, un día reservado en la historia para todos los que sienten que las tradiciones navideñas normales no encajan del todo este año.

Festivus es una fiesta especial que en tiempos previos a la pandemia estaba reservada para aquellos con poco espíritu navideño. Es razonable suponer que muchos de nosotros nunca está en ese estado y el antídoto, o al menos una salida que podría resultarnos catártica este año, es Festivus.

Festivus se remonta a las comedias del pasado. Esta farsa festiva nació en el programa de televisión «Seinfeld» el 18 de diciembre de 1997, cuando George Costanza, interpretado por Jason Alexander, reveló que su padre (interpretado por el difunto Jerry Stiller) creó el día para contrarrestar los aspectos religiosos y comerciales de las fiestas tradicionañes de diciembre. Jerry Seinfeld, el protagonista de su programa homónimo —que se emitió en NBC desde el 5 de julio de 1989 hasta el 14 de mayo de 1998, con nueve temporadas y 180 episodios—, se interesa por la festividad y sus rituales peculiares.

El público se enteró por primera vez de Festivus en un episodio de «Seinfeld» que se transmitió el 18 de diciembre de 1997. En esta foto se puede ver, de izquierda a derecha, a Jerry Stiller, Michael Richards y Jerry Seinfeld.

Y si nos ponemos muy técnicos, Festivus puede tener raíces que se remontan a 1966. Ese año, el escritor de «Seinfeld» Dan O’Keefe, quien introdujo el Festivus en la trama, escuchó por primera vez a su padre soñar con esa fiesta.

«¡Festivus para el resto de nosotros!» es el lema que se prendió como la pólvora después del episodio.

La fiesta se completa con un conjunto de tradiciones acordes a este año de pandemia y confinamientos y monotonía. Incluye, por ejemplo, un poste monótono en lugar de un árbol bien iluminado. Quizás lo más conmovedor de la tradición del Festivus es que tiene una ceremonia especial conocida como «ventilación de las quejas», en la que puedes decirle a las personas en tu vida cómo te decepcionaron. Estoy seguro de que si «Seinfeld» todavía estuviera produciendo nuevos episodios, ampliarían los parámetros de Festivus para permitir que te quejes de la pandemia y de todo lo demás que está patas arriba en tu vida.

Yo, por mi parte, me reuniré felizmente alrededor de un poste descuidado y me quejaré hasta el cansacio. Hablaré sobre todas las reuniones familiares perdidas, las citas con amigos perdidas, las citas para jugar que se perdió mi hijo. Incluso me quejaré de los momentos perdidos en los que podría haber conocido a un extraño, hacer un nuevo amigo, un vecino, una nueva oportunidad, un soplo de nueva vida. Me siento mejor solo con pensar en todas las quejas, en dejar salir el 2020 de una vez, ¡todo en nombre de Festivus!

Imágenes de los actores Jason Alexander (izquierda) y el difunto Jerry Stiller junto a los postes e Festivus que se entregarían a los seguidores en la fila para «Seinfeld: The Apartment» de Hulu, una instalación en Hollywood, California, el 20 de diciembre de 2015.

Y luego espero sentirme mejor y estar agradecida de que mi familia está bien. Y mi hijo se divertirá más rasgando el papel de regalo y jugando con la caja que tiene el juguete que tardó una eternidad en llegar.

Sé que ventilar mis quejas puede ser catártico, pero demasiadas quejas, como demasiado de cualquier otra cosa, puede que no sea tan bueno para mí.

«Si alguna vez hubo un año que justificara celebrar Festivus, es 2020», dijo a través de un correo electrónico Guy Winch, un renombrado psicólogo clínico con sede en Nueva York conocido como Dear Guy de TED y como el coanfitrión del podcast Dear Therapists.

«El truco para hacerlo de una manera sana desde el punto de vista emocional es distinguir entre dos tipos de quejas: aquellas sobre las que no podemos hacer nada y aquellas que realmente nos gustaría resolver», señaló.

Si tus quejas son por cosas que están fuera de tu control, como no poder ver a tus seres queridos o ver la última película o cenar afuera, entonces «por supuesto, párate alrededor de ese poste y desahógate», dijo Winch.

Pero si tienes algún control sobre las quejas, gritarle a un poste irregular mientras otros escuchan puede no ser la respuesta. En cambio, elige abordar las quejas con las personas directamente o «gritar en un abismo, pero no crear tensión y peleas que podrían arruinar lo que de otro modo sería una hermosa (irónica) celebración de la mezquindad, la miseria, el lloriqueo y el victimismo», afirmó Winch.

Solamente quejarse no es una estrategia útil, según Tina Gilbertson, psicoterapeuta con sede en Denver y autora de «Constructive Wallowing: How to Beat Bad Feelings by Deting Yourself Take Them».

«Airear tus quejas es solo la mitad de la batalla cuando se trata de sentirte mejor», dijo. «Asegúrate de que alguien valida las emociones detrás de cada queja, o hazlo tú mismo. Por ejemplo, si dices ‘odio sentirme atrapado en casa’, responde algo como ‘¡Sí! Es terrible sentirse atrapado en casa’. Toda queja necesita de un testigo compasivo para poder ser sanadora», explicó.

El suéter del Festivus se muestra durante el Colossal Clusterfest el 3 de junio de 2017, en San Francisco.

Para aquellos que quieren seguir al pie de la letra la ley de Festivus, al poste y las quejas le sigue un intento de literalmente inmovilizar a todos los que te rodean. Obviamente, esto no es aconsejable si no están en tu burbuja del coronavirus, o si esperas que te cocinen la cena más tarde, pero podría ser catártico luchar contra tus compañeros de casa y dejar escapar algo de esa tensión adicional, siempre y cuando nadie se lastime.

E incluso así, hay motivos para hacer una pausa antes de ir a por todas.

«Creo que la ‘ventilación de las quejas’ como se describe en ‘Seinfeld’ es probablemente lo último que necesitamos este año», dijo David Susman, psicólogo licenciado con sede en Lexington, Kentucky, por correo electrónico.

«Con el estrés agravado por el covid-19, los conflictos políticos y los disturbios raciales de 2020, debemos enfocarnos en la positividad, la curación y la cooperación en este momento», agregó Susman, quien también es profesor asistente de Psicología en la Universidad de Kentucky.

Qué aguafiestas.

Este 2020, Festivus, una fiesta nacida de la televisión estadounidense, en la que nos hemos apoyado en este año de quedarse en casa, no es para el resto de nosotros, es para la mayoría de nosotros. Entonces, adelante, levanta tu poste y ventila tus quejas. Si puedes, tal vez deja un poco de espacio para la positividad, porque incluso el padre de George Costanza sonreía de vez en cuando.

Allison Hope es una escritora nativa de Nueva York que prefiere el humor a la tristeza, los viajes a la televisión y el café a dormir.

The-CNN-Wire
™ & © 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.