El final de ‘Big Little Lies’ explora el costo de guardar secretos

Advertencia: contiene spoilers sobre el final de la temporada 2 de “Big Little Lies”.

(CNN) — No había nada en “Big Little Lies” que demandara su regreso, aunque el casting de Meryl Streep y la reunión de un elenco de renombre provocaron una emoción comprensible sobre la vuelta de la serie ganadora del Emmy.

Sin embargo, después de un comienzo sólido — que exploraba cómo los miembros del “Monterey Five” lidiarían, tanto de forma individual como colectiva, con las consecuencias de esos eventos explosivos y fatales — la narrativa comenzó a sentirse un poco sin rumbo. La controversia sobre las relaciones entre bambalinas –y en particular respecto a si los productores socavaron la contribución del director Andrea Arnold– solo magnificó esas percepciones.

gtx_ads_conf.ads["ad-manager-58815"]= {"custom_css":[],"ad_details":[{"min_width":"","max_width":"","dfp_ad_sizes":[{"dfp_ad_width":"300","dfp_ad_height":"250"}]}],"ad_id":58815,"ad_container":"div-ad-manager-58815","ad_placement":"in-article","ad_name":"ad-manager-58815","position":"in_article","article_position":2,"out_of_page_ad":null,"lazyload":"global"};

Es suficiente con calificar la temporada 2 como un experimento novedoso aunque poco exitoso: un programa que era fácil de ver y que produjo momentos fuertes, sin presentar una razón convincente para su existencia.

Las estrellas se alinearon, literal y de forma figurada, para hacer que “Big Little Lies” se sintiera como una oportunidad genuina. Pero no siempre es necesario un segundo acto o un cierre definitivo.

Además, dado que los tiempos son lo que son, es reconfortante pensar, o simplemente especular, que la verdad, en última instancia, los hará libres a todos.