Brasil: Jogo bonito, tierra bonita

(CNN) — Como si sus playas soñadas y su tierra con mil sabores y colores no fueran suficientes, una vez más Brasil se empeña en ser siempre Brasil y busca seducirnos con todo lo que tiene a su alcance.

En 2014 fue la Copa del Mundo de fútbol; en 2016, los Juegos Olímpicos, y ahora llegó el turno de la Copa América 2019.

Basta con poner un pie en tierras brasileñas para vernos sacudidos por una andanada de colores, sabores, ritmos y alegría… ¡y, por supuesto, de fútbol!

Hasta el más pragmático de los viajeros, tarde o temprano, caerá rendido al encanto y la pasión del país. ¿Qué mortal en esta tierra puede resistírsele a una caipiriña de maracuyá en la playa, a una feijoada después de gritar los goles de su selección nacional, a unos pão de queijos calentitos en un puesto de calle y, ni hablar, de un chapuzón en la mítica Copacabana?

Señoras y señores, esto es Brasil… aquí, fácilmente uno termina el día habiendo reído mucho más de lo que habitualmente lo hace, habiendo bailado más de lo que nos movimos en el último año y, si se deja llevar por las pasiones, hasta es muy probable que termine hablando portuñol en un bar de Río de Janeiro, debatiendo si Messi es melhor que Pelé, si la roja es la mejor selección chilena de la historia o cómo fue que se alinearon los planetas en aquel fatídico 16 de julio de 1950, en el que Uruguay le arrebató el mundial a Brasil en el histórico Maracanazo.

Recorremos sus 5 sedes para ver algo más que fútbol, para el caso, qué visitar, qué comer y qué amar del anfitrión de la Copa América 2019.

Sao Paulo, moderna, palpitante, increíble

&strip=info strip=info”A young dives into water at the port beach in Salvador de Bahia, Brazil, on July 22, 2016. / AFP / CHRISTOPHE SIMON (Photo credit should read CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images)/p
” data-medium-file=”https://cnnespanol2.files.wordpress.com/2019/06/8.salvador-e1560508713564.jpg?quality=100strip=infow=300strip=info” data-large-file=”https://cnnespanol2.files.wordpress.com/2019/06/8.salvador-e1560508713564.jpg?quality=100strip=infow=960strip=info” class=”size-full wp-image-660755″ src=”https://cnnespanol2.files.wordpress.com/2019/06/8.salvador.jpg?quality=100strip=infow=960 h=639″ alt=”” width=”960″ height=”639″/a(CHRISTOPHE SIMON/AFP/Getty Images)/p/ppSalvador de Bahía es una de esas ciudades que puede dejarnos boquiabiertos apenas la visitamos. La ciudad, que fuera la primera capital del país hasta 1763, es un museo colonial al aire libre, rebosante de historia, aromas y ritmos./ppProbablemente no haya ciudad en el mundo que preserve mejor la cultura traída por los africanos esclavizados que Salvador de Bahía. Magníficas colecciones de arte, religión y arquitectura inundan cada rincón de esta colorida y novelesca ciudad. Su música y su danza está impregnada de raíces y acentos africanos./ppSi visita Salvador será difícil no animársele a la capoeira./ppLa ciudad acogerá cuatro partidos de grupos y un partido correspondiente a los cuartos de final./ppAunque no coincide por las fechas, vale la pena recordar que el carnaval bahiano es un evento único. Cada año, la denominada “tierra de la alegría” reúne a unas dos millones de personas durante seis días consecutivos, según el sitio salvadorcarnaval.info./ppLa infraestructura hotelera es diversa y atrae todo tipo de viajeros, ofreciendo desde hoteles de lujo hasta una infinidad de posadas y hostales más accesibles./ppLa oferta gastronómica también es extraordinaria. La influencia aborigen, africana y portuguesa dio forma a una cocina distintiva e impar. Llegar hasta aquí y no animarse a un bobó de camarão, un cremoso manjar hecho con base de camarones, puré de yuca, jengibre y especias verdes, o un “acarajé”, una masa rellena de camarones y vegetales, sería un pecado en lo que posiblemente sea la ciudad más religiosa de Brasil./ppSus 1.200 kilómetros de playas lo ofrecen todo, desde manjares a la orilla del mar hasta buceo, pesca submarina, piscinas naturales y deportes acuáticos./ppPor todo esto, y mucho más, recuerde: si su selección pierde o hace un mal partido, no se preocupe, no tardará mucho en olvidar las penas. Bahía lo enamorará como pocas ciudades del planeta pueden hacerlo./ppRío de Janeiro, maravilla de maravillas en la bahía de Guanabara/ppY llegó el turno de ella. La única, la maravillosa Río de Janeiro./pp¿Por dónde empezar? ¿Por el Cristo Redentor, el Maracaná, el Pan de Azúcar, Ipanema, Prainha, Lapa, Copacabana, el Museo de Arte Moderno, el Teatro Municipal, la Pedra do Sal, playa de Aporador, Santa Teresa, el Sambódromo?/ppLa lista podría seguir y seguir y la copa América habría terminado./ppPor ello, aquí la idea es perderse —siempre con cuidado— en esta ciudad mágica, única e inigualable. Río lo sorprenderá, aún si ya la ha visitado con anterioridad./ppComerá, bailará, beberá y disfrutará como un soberano, y además, si su equipo gana, la visita será épica./ppLa Copa América 2019 ya está entre nosotros. Ya sea que viaja como acompañante o lo transporte su amor a la Vinotinto, la Verde amarela, la Roja o la Tricolor —por nombrar algunas—, Brasil ofrece mucho, muchísimo más./ppEl país, lejos de quedarse en una pelota de fútbol, nos bombardea con un carnaval de emociones y sabores./ppParafraseando al gran Caetano Veloso, Brasil es Beleza Pura./ppPor eso no lo dude: en esta Copa América, pase lo que pase con su equipo, si decide viajar a Brasil, siempre saldrá ganando./p